“La tecnología nos pertenece, y nosotros a ella”: The millennials

Por: Sergio Martínez

Usted qué prefiere: ¿comprar casa, carro, estar felizmente casado o tener un dispositivo de última tecnología?  Si usted es un millennial como yo, seguro ya sabe   la respuesta. De lo contrario, es mejor que tome asiento y deje su bebida a un lado, porque lo que va a aprender a continuación        podría hacerlo entrar en una  crisis existencial por no haber nacido entre 1980 y el año 2000.Los Millennials somos distintos. Nacimos en la era de la tecnología, la tecnología está conectada a    nuestra vida, y nuestra vida hiper conectada a ella.

Gracias a la era en la que nacimos nuestros cerebros funcionan diferente. Hacemos muchas cosas a la vez, cambiamos de una tarea a la otra con gran velocidad y sin perder detalle, y tenemos un estilo de vida único y diferente.

Si no ha tenido la oportunidad de tener a uno de nosotros cerca quiero contarles que comemos cosas raras; también nos divertirnos de maneras peculiares y nos preocupamos por el medio ambiente.

Nos interesan las profesiones artísticas y humanitarias, logramos que las grandes compañías o marcas nos vean y nos traten como consumidores diferentes, y si, preferimos ser dueños de la tecnología antes que tener un carro, una casa, o incluso un matrimonio feliz.

Si existe aún la pregunta del porqué, aquí está la respuesta: La tecnología es poder.  Cada vez que logramos aprender a manipular un nuevo dispositivo, o conocer cómo funciona un nuevo “artefacto” y sus cada vez más creativos e inesperados beneficios estamos dominando más y mejor nuestro alrededor.

La tecnología es conocimiento, y el conocimiento es poder

Nosotros los nacidos en la era tecnológica tenemos claro que el primer deber en la vida es disfrutar. Léase viajar, experimentar cosas nuevas, conocer el mundo, con una buena cámara, por supuesto, ¿Para postergar nuestros divertidos recuerdos? No, en realidad no.

Queremos compartir cada una de las experiencias maravillosas de nuestras vidas de manera instantánea, con todos y cada uno de nuestros seguidores en redes sociales, y, con sólo oprimir un botón hacerlos parte de nuestros viajes, posibles con poco dinero, pero acompañados de las mejores y más sofisticadas herramientas tecnológicas.

Mientras hacemos realidad nuestros sueños y vivimos en todos lados, y en ninguno a la vez otros trabajan día y noche para pagar la hipoteca o el préstamo con el que compraron su carro,

Tenemos dilemas, por supuesto. Uno de ellos es el dinero. No tenemos mucho por diferentes razones, entre ellas las bajas tasas de empleo, los bajos salarios, esto de pronto como consecuencia de nuestra misma amada tecnología, pero gracias a ella sabemos también cómo aprovechar cada centavo.

La tecnología nos facilita comprar en tiendas en línea, comparar y escoger siempre los productos de la mejor calidad al mejor precio. Además, tenemos claras nuestras prioridades, y el matrimonio no es una de ellas, o al menos antes de los 30.

Check Also

China profundiza su apuesta por América Latina

El apetito por las materias primas va dejando paso poco a poco a un creciente …