América Latina: Covid 19, pobreza y agotamiento

Seis países de América Latina se encuentran entre los diez primeros en el mundo con mayor número de casos positivos reportados por COVID 19.

Brasil presenta un total de 5,028444 casos reportados y es el tercero en número de contagio después de los Estados Unidos e India.

Colombia, no obstante sus drásticas medidas de confinamiento, y su relativo bajo número de población comparado con los otros países con altas tazas de infección, ocupa hoy el 5 lugar en casos reportados deCOVID 19, con (886.179).

Luego sigue Argentina, que sorpresivamente superó a Perú y México, y hoy presenta un total de 856.369 casos. y ocupa el puesto siete en cantidad de casos.

Perú continúa presentando el mayor índice de mortalidad en el mundo por Covid 19. De acuerdo a las autoridades, esto se debió a la falta de equipos para realizar exámenes creibles que permitieran aislar a las personas infectadas.

México (9) reporta hoy 804,488 casos  y Chile le sigue en el puesto (14) a nivel mundial con 477,769 casos positivos reportados.

Las altas cifras de infección y muerte en América Latina responden a diferentes dinámicas. La pobreza y desprotección de los ciudadanos por parte de sus gobiernos no le permitió a la mayoría de sus ciudadanos continuar con las medidas de confinamiento.

Aunque las cifras de infectados y muertes sigue subiendo, casi todos los países latinoamericanos reiniciaron sus actividades en economías ya gravemente golpeadas por el desempleo, el hambre y la pobreza.

Pero el aumento de casos no sólo responde a las condiciones económicas de la población. Aspectos sociales como la alta necesidad de socialización, los espacios reducidos en las ciudades, el hacinamiento en el que viven millones de familias, y la desobediencia civil, se combinan en una tragedia sin precedentes recientes.

A pesar de que la gran mayoría de personas siguen las normas de utilización de máscaras, obligatorias en la mayoría de países, otros millones hacen caso omiso de las reglas de prevención, y han continuado sus vidas, como si nada pasara.

Los hospitales no dan a basto, pero la economía tampoco.

Vea la actualización sobre el índice de mortalidad en América Latina por COVID 19.

articulos anteriores

Brasil, COVID 19  y su presidente 

Brasil es además el segundo país con mayor número de personas fallecidas como consecuencia del virus a nivel global.  125,502 personas han perdido la vida hasta ahora.

Sin embargo el índice de moratalidad de los países latinoamericanos varía y se mantiene relativamente bajo en algunos países, en comparación con los paises de Europa más afectados por el virus.

A Brasil le sigue México en número de personas fallecidas con cerca de 67 mil muertes por COVID 19.

A excepción de Ecuador, la cadena de contagio y muerte del COVID -19 tardó en llegar a Sur América, y permitió que la mayoría de los países, excepto Brasil y México, tomaran medidas estrictas que aún se sostienen en casi toda esta región.

Mientras los gobiernos de México y Brasil se resistían a creer en la letalidad del virus, los ciudadanos empezaron a sentirse ahogados por el rápido contagio y la muerte creciente.

“Los países latinoamericanos deben ser cautelosos al reabrir sus economías y permitir que la ciencia y los datos guíen el proceso”, advierte el Banco Mundial refiriéndose al manejo que le han dado algunos gobiernos populistas a la pandemia por COVID 19.

La advertencia la hace el Banco Mundial bajo la observación de que “muchos países de la región tienen altos niveles de informalidad y poca preparación para manejar nuevos brotes”.

La alta ocupación de camas destinadas a las unidades de cuidados intensivos, sumada a la precaria capacidad de prueba y rastreo, acelera la crisis y no contribuye a menguar el número de muertos y contagios.

La población de algunos países de América Latina ha venido haciendo enormes esfuerzos para cumplir las normas de confinamiento y así controlar la pandemia por COVID 19.

Cómo llegó y evolucionó el virus en América Latina

Había esperanzas, mientras China y varios países europeos batallaban para hacer frente al virus más feroz e imprevisible que se ha conocido en la historia reciente América Latina observaba.

La mayoría de países tomaron las precauciones indicadas por médicos y científicos, y aprendían del resto del mundo mientras se preparaban para lallegada del COVID 19.

Sin embargo llegó lo esperado, y varios países latinoamericanos que habían iniciado su confinamiento temprano debieron continuar y reforzar las medidas de prevención.

Pero al parecer el severo confinamiento de la mayoría de su población no pudo evitar la feroz propagación del virus

El tiempo de encierro ha sido largo en países donde la economía informal mantiene a la gran mayoría de su gente.

Disciplina sin recursos no resiste tanto tiempo

La disciplina impuesta por la mayoría de los gobiernos y la forma como la gente la ha venido cumpliendo ha sido ejemplar.

Pero seguir las normas de prevención obligatoria, y comportarse de manera prudente en una situación de alta gravedad sanitaria requiere los recursos que los países desarrollados tienen.

Las medidas severas de confinamiento requieren recursos para brindarle a toda su gente seguridad alimentaria y servicios básicos.

Un sacrificio como el que vienen haciendo los países latinoamericanos requiere manejos transparentes y decentes de los recursos que hay y que han donado varias entidades internacionales.

Epidemia de corrupción

Aunque algunos bancos internacionales han hecho donaciones, que al utilizarse de manera correcta podrían mitigar la falta de recursos en las familias pobres, la corrupción de los gobiernos no ha permitido el desembolso transparente de estos recursos en una gran parte de paíes de Am´rica Latina.

Otro virus al que tienen que enfrentarse las comunidades.

Se ha denunciado cómo los gobiernos de varios países de América Latina, carcomidos por la corrupción, han desviado los recursos donados para sus comunidades.

Esto ha hecho que en economías débiles, como las que tienen la gran mayoría de los países de la región, el virus aumente a niveles preocupantes la pobreza de su gente, las desigualdades de sus habitantes y la debilidad de sus sistemas.

Así, además de una pandemia nunca antes vivida tal vez en ninguno de sus países, los latinoamericanos le deben hacer frente ahora de manera más dramática a todas las plagas que habitaban en la región antes del COVID 19.

Hoy, mientras varios países del mundo suavizan las cuarentenas y medidas de distanciamiento social, América Latina presenta el mayor impacto a nivel global.

El índice de letalidad en algunos de sus países es alto, comparado con otros en los que el pico de contagio y muerte ya viene en descenso.

Esto puede responder a la falta de pruebas masivas en la mayoría de los 35 países de la vasta región del continente americano y a la vulnerabilidad en la salud de sus habitantes.

No obstante las estrictas precauciones que tomaron otros países del continente, no se han podido salvar de la letal epidemia.

En Perú se reportan miles de personas fallecidas al igual que en Chile y Colombia.

Colombia había logrado mantener el contagio y número de víctimas relativamente bajo hasta hace varias semanas, pero la hora de la verdad llegó, y a la epidemia de hambre y pobreza se le unió a la tragedia del COVID 19.

Países como Argentina, Paraguay y Uruguay habían presentado grandes diferencias en el número de fallecidos, con relación a Brasil y México, pero Argentina hoy se suma a los países en los que el desastre del virus ataca de manera seria a su población: más de 439 casos de contagio figuran este país.

Los países centroamericanos, a excepción de Panamá, República Dominicana, Guatemala, y Honduras, presentan aún un número de fallecidos bajo.

Esta alentador panorama puede ser cierto, pero también puede responder a la falta de datos confiables o a la ausencia de pruebas masivas.

Vea el número de casos de personas fallecidas y contagios reportados por COVID 19 en tiempo real de cada país y la tendencia en el comportamiento del virus en este link de La Universidad  Johns Hopkins

Y de acuerdo a la curva o comportamiento de la transmisión del virus, el impacto mayor no ha llegado aún. Sin embargo, la presión social por el largo encierro y el aumento de la pobreza parece no dar mas tregua.

¿Qué se espera para las próximas semanas?

Artículos anteriores

Cerca de 40 mil muertos en Brasil por COVID 19

SUSCRÍBASE A MEDIALUNA MAGAZINE


REGÍSTRATE / REGISTER

To receive our new best articles, campaigns and content that informs and transforms to make a better world for all.

¡Regístrate para recibir nuestro contenido importante, urgente y entretenido, que informa, transforma y busca crear un mundo mejor para todos !