Chicago reabre sus puertas

El Río Chicago  fluye por 251 km en la ciudad, desde Park City (norte) hasta Lockport (sur); cerca de 45 puentes atraviezan el rio.

Fotos y textos Diana Leal

La ciudad de Chicago, Illinois, la tercera ciudad más grande de los Estados Unidos y ciudad principal del oeste medio viene recuperando su actividad de manera lenta después de casi un año de profunda crisis.

A pesar de que los nuevos casos reportados con Covid continúan siendo altos, la ciudad hoy empieza a revivir después de ser otra de “las ciudades fantasma” de los Estados Unidos como resultado de la pandemia.

Y es que Chicago es Chicago. La ciudad tiene un área de casi 11 mil kilómetros cuadrados y su exuberante arquitectura de decenas de edificios y rascacielos, está adornada o adorna al  Lago Michigan, con sus aguas dulces y sus extensas playas.

La significación de la ciudad podría definirse con esta placa que le recuerda a sus habitantes y visitantes la importancia que tiene en la historia y economía de los Estados Unidos.

La placa dice: “alrededor de 1832 debido al aumento de tráfico en el lago {Michigan} se construyó un faro cerca de la fortaleza. En 1834 el ejército de los Estados Unidos hizo un corte a través de una barrera de arena en la boca del río Chicago para crear un mejor puerto comercial. En 1839 salió el primer barco cargado de granos hacia Buffalo, Nueva York.

 

Grandemente afectada

Chicago tiene una población aproximada de 3 millones de personas, y es conocida por su vibrante arquitectura e intensa actividad financiera y cultural. Sin embargo la ciudad se vió y ha visto golpeada por la pandemia, hasta el punto de ser llamada la ciudad fantasma, u otra de las decenas de ciudades fantasma que han perdido a sus habitantes y su actividad como resultado del Covid en los Estados Unidos.

Ya la ocupación de apartamentos en el centro había caído en cerca del 90 % de acuerdo a un estudio del Chicago Business a mediados de 2020. La ocupación más baja de la ciudad desde 2002.

Los almacenes, bares y restaurantes,  obligados a cerrar sus puertas, despidieron a sus trabajadores, y muy pocas personas utilizaban el transporte público para llegar al centro de la ciudad, desde los suburbios.

“It looks subreal” decia y mostraba un foto rsportage del Chicago Sun Times publicado a comienzos de 2020.

El desempleo, la modalidad de trabajo desde casa, que no requiere que los trabajadores vivan cerca de sus oficinas, y los altos precios de arrendamiento son algunas de las razones por las que cientos y miles de personas decidieron abandonar la ciudad, además de las medidas de confinamiento que se han venido estableciendo en la ciudad.

Otros estudios habían revelado que más de la mitad de los propietarios de vivienda, a mediados de 2020 ya enfrentaban serios problemas financieros como resultado de la pandemia.

Ademas de la profunda crisis producida por el Covid, y la historia de inseguridad en algunas áreas limitadas de Chicago, la ciudad se vio afectada por las marchas de protesta que empezaron con la muerte the George Lyons en manos de un oficial de policía.

Vacunación lenta

El estado de Illinois adelanta al igual que los otros estados a lo largo de los Estados Unidos las primeras jornadas de vacunación, con inconvenientes similares: escacez de dosis, tardanza en su entrega, y adicionalmente a esto, dificultades producidas por las temperaturas de nieve y frio extremo, que dificultan las entregas y las inscripciones.

Contratistas privados iniciaron la vacunación a las personas elegibles, trabajadores de la salud, mayores de 65 años y aquellos con condiciones preexistentes la semana pasada. Sin embargo la saturación de solicitantes comparado con el número de dosis, generó crisis, al igual que quejas de miembros de comunidades multiculturales, quienes denuncian que ya han estado recibiendo menos dosis que la comunidad general.

Reapertura parcial, una gran noticia

Instituto de Arte de Chicago (the Art Institute of Chicago) 

Hoy el comercio empieza a abrir las puertas. La ciudad expandió la capacidad de ocupación de personas en interiores de bares y restaurantes a un 40 y 50%.

De igual manera se amplió el permiso a la realización de eventos en interiores.

La medida es el resultado de “el progreso significativo de la ciudad en la lucha contra el Covid” dijeron funcionarios de la ciudad.

“Es un buen paso. Un paso escencial para ayudar a los restaurantes a sobrevivir” dijo a un medio digital el presidente de Fulton Market district, mientras otros miembros de comunidades multiculturales celebraron la decisión de reapertura gradual del comercio.

 

Algunos museos y  galerias de arte de clase internacional, como el Instituto de Arte de Chicago (the Art Institute of Chicago) abrió sus puertas al público después de haber estado cerrado por cerca de un año, bajo estrictas medidas de seguridad para sus visitantes.

   Extraño mi ciudad

Los habitantes de Chicago y los suburbios extrañan su ciudad.  _”Chicago tiene historia, Chicago es amistosa, Chicago vibra” dice Jaime Sierra, un residente de los suburbios y quien se llama “transeunte solitario de la ciudad”.

“Chicago ofrece a sus visitantes bienestar, y entretenimiento, y su gente tiene una actitud sencilla, y abierta a los inmigrantes, y a las distintas culturas” dice Antonio Pietro, propietario de un restaurante italiano a la vuelta de la opera, y quien se alista a abrir su pequeño negocio y reiniciar sus actividades, después de un largo tiempo de descanso obbligado.

 

VISITE OTROS LUGARES DEL MUNDO

Londres no es Londres bajo el COVID 19 

 

SUSCRÍBASE A MEDIALUNA MAGAZINE