Y salieron Las Monarcas hacia Michoacán

Millones de mariposas Monarca (Danaus plexippus) salieron ya desde Canadá y los Estados Unidos, hacia el centro de México en busca de protegerse contra el invierno.

Los frágiles seres que pesan menos de un gramo empiezan a migrar desde comienzos de octubre hacia el sur, en un viaje que les toma aproximadamente dos meses. En su recorrido de cerca de 4000 kilómetros, los coloridos insectos polinizan millones de flores silvestres que encuentran en su camino.

Viajan durante el día largas distancias, ayudadas por el viento y las corrientes de calor. Se cree que pueden volar  a una velocidad de 75 kilómetros por día, y podrían orientarse con la posición del sol.

A su llegada se pueden ver millones de ellas agrupadas en los bosques húmedos,  y las montañnas, en Michoacán y el estado de México, dónde encuentran las condiciones propicias para ibernar.

El mejor refugio de las viajeras son los bosques de entre 2,400 y 3,600 metros de altura a nivel del mar. Áreas de espesos árboles de ramas anchas de entre 20 y 50 metros de altura que las protegen de los vientos fuertes, el frio y la luz intensa.

Allí, en su cautiverio, se alimentan de pequeñas hierbas llamadas algodoncillo y venenillo, y permiten así el equilibrio ecológico de los bosques de pino.

Los habitantes de la región las esperan con respeto, pues existe la creencia milenaria de que cada mariposa Monarca representa un ser querido que falleció, y ha regresado a visitarlos por una temporada.

El gobierno de México ha reservado cerca de 250 hectáreas de áreas protegidas para garantizar el  ciclo de vida de estas increíbles especies durante su migración.

Los visitantes pueden observar a los millones de Monarcas viajeras únicamente en los lugares establecidos para visitas, en los santuarios, y bajo las regulaciones estrictas establecidas para garantizar su conservación.

A medida que se tibia la temperatura y se hacen más largos los días, las mariposas terminan de desarrollarse. Se reproducen y ponen los huevos de la nueva generación.

En marzo, inician el regreso a casa. El viaje hacia el norte que realizan varias generaciones de mariposas, toma de cuatro a cinco meses. La duración del viaje de regreso es mayor porque la generación nacida en el norte vive más tiempo y puede completar el doble viaje más rápido

El regreso se inicia usualmente a mediados de abril.

Amenazas contra ellas

el uso de pesticidas y el cambio climático, entre otros, están aniquilando millones de mariposas, hasta poner hoy a la especie en peligro de extinción,

SUSCRÍBASE A MEDIALUNA MAGAZINE


Fuentes de información

https://www.biologicaldiversity.org/espanol/especies/mariposa_monarca.

https://www.iaea.org/es/newscenter/news/migracion-mariposa-monarca-danaus-plexippus