Se van los más vulnerables

La sabiduría de quienes nos trajeron al mundo, sus años de lucha, su vida misma merece hoy un homenaje y el mayor respeto

Por Diana Leal K.

De las casi 400 mil personas fallecidas alrededor del mundo como consecuencia de la más crueles epidemias recientes, COVID 19,  son los adultos mayores.  Han muerto, muchos de ellos en casas de cuidado u hogares geriátricos a donde sus familias los habían llevado.

Han muerto miles de hombres y mujeres que sacrificaron todo, que lucharon, que vencieron obstáculos, y han debido morir solos.

A todos, a ellos los tenemos en nuestra mente. A quienes están separados de sus familias, aislados para preservar su salud, solitarios.

A quienes han sido afectados por la pandemia y hoy están en los hospitales, bajo la gran piedad de médicos, enfermeras y el personal de corazón dulce que allí labora.

A todas aquellas grandes personas que crecieron en edad sacrificándolo todo por darle a sus hijos lo que tenían y lo que no.

Hoy la más cruel de las pandemias ataca a los más vulnerables, a nuestros padres y abuelos.

A quienes han fallecido como consecuencia de esta imprevisible situación de salud pública nuestro homenaje, nuestro mayor respeto.

Estan en nuestro pensamiento y nuestros deseos porque todo salga lo mejor posible para ustedes y sus familias.

Pedimos a todos que no pierdan de vista en ningún monento que ellos, los adultos mayores, padres, abuelos, tios, amigos, todos los viejos son la parte mas importante de nuestra existencia.

Sin ellos esta vida que tenemos, y que valoramos tanto, no hubiera sido posible.

Sin ellos, ni nuestros logros, ni nuestro hijos. Por todo esto y más hoy son ellos quienes merecen todo el respeto, cuidado y consideración.

Un poema para ellos y ellas

el árbol viejo

Por José Ángel Buesa —

Buen árbol que perdiste bruscamente los dones
de la flor y del fruto, bajo la racha fría:
tu pesadumbre austera se parece a la mía,
y así, como tus hojas, volarán mis canciones.
Pero, tarde o temprano, vendrá la primavera,
y, al rejuvenecerse tu tronco envejecido,
tendrás la flor y el fruto, y el follaje, y el nido…
Y yo, en cambio, no tengo tu esperanza siquiera.
Cien veces me ofreciste tu sombra en el verano;
cien veces tu perfume fue a visitar mi casa,
buen árbol que floreces mientras la vida pasa,
acaso porque ignoras que nunca pasa en vano.
Mi niñez te recuerda casi como un amigo,
aunque ya se agrietaba tu ancianidad de abuelo.
Y hoy, al ver cómo creces todavía hacia el cielo,
ni aun me queda el consuelo de envejecer contigo.
Pues, aunque nos agobian idénticos otoños,
sobre tus hojas secas crecen hojas lozanas,
y así, algún día, el viento despeinará mis canas,
trayéndome el perfume de tus nuevos retoños…

REGÍSTRATE / REGISTER

To receive our new best articles, campaigns and content that informs and transforms to make a better world for all.

¡Regístrate para recibir nuestro contenido importante, urgente y entretenido, que informa, transforma y busca crear un mundo mejor para todos !